>>CONOZCA
 
Conozca mas sobre los vinos y cavas

Los momentos mágicos del Cava
Una breve historia del Cava
Consejos para tomar el Cava
Beneficios del consumo moderado de Vino
El cava también es beneficioso para la salud?

 

LOS MOMENTOS MÁGICOS DEL CAVA

El tópico, que hoy ya es ley, recomienda el cava como el vino noble para cualquier hora, porque el cava refresca y da ánimos, incita a la conversación y hace la confidencia fácil, alegra el espíritu y suaviza los momentos ásperos de la vida.
 
Especialmente sabroso y estimulante al degustarse como aperitivo, cuando los sentidos están limpios y expectantes, es el vino que acompaña todos los platos de una comida, ya sea sencilla o de fiesta. Del marisco a los postres, pasando por los tradicionales asados, siempre hay un tipo de cava adecuado para acompañarlos.
 
Es el vino del brindis y de las celebraciones, el vino de los momentos solemnes de nuestra vida. Pero también es el vino de la intimidad, el que se degusta a media tarde, cuando todo empieza, y a última hora del día, cuando todo es posible.
 
Por todo ello, los momentos cava son siempre mágicos:


  • EN EL APERITIVO
aperitivo
El mejor inicio de un ágape se consigue, en cualquier época del año, con un aperitivo acompañado de Cava A.Vilamajó Brut Reserva Rosado.
cava rosado vilamajo

  • EN LAS TARDES DE VERANO
tardes de verano
Con un poco de hielo, unas copas y una botella de Cava Ecológico Lheblan Nature Reserva se convierte el atardecer de un día caluroso, en una experiencia para recordar, observando la puesta des sol en el horizonte con una fresca copa de Cava siempre apunto para ser compartida.
cava ecologico lheblan

  • DE NOCHE
noche de fiesta
El Cava A.Vilamajó Brut Reserva siempre esta apunto para la fiesta. A última hora del día, cuando todo es posible, sus doradas burbujas de gala y su carácter joven y chispeante animan las noches de fiesta.
cava nature vilamajo

  • CON LOS AMIGOS
con los amigos

En las largas veladas conversando con los amigos, creando proyectos, construyendo sueños, esperando las vacaciones o explicando las ya vividas con añoranza, el Cava A.Vilamajó Gran Reserva Brut insta a las sonrisas y las confidencias.

cava avilamajo gran brut

  • EN LOS NEGOCIOS
en los negocios
Grandes tratos se han cerrado con una copa de Cava en las manos. Un Cava A.Vilamajó Gran Reserva Mil·leni, degustado con serenidad, acaba convenciendo a los más escépticos.
cava avilamajo mileni

  • CON LOS POSTRES
postres
Después de un buen ágape, en el momento en que aparecen los dulces, es el momento de acompañar con el Cava A.Vilamajó Dulce para Postres, la combinación perfecta para disfrutar de un momento dulce.
cava dulce para postres

  • EN CUALQUIER CELEBRACIÓN
celebración

Desde las grandes victorias hasta los pequeñas hitos del día a día. El Cava A.Vilamajó Millesime se une a la alegría, la felicidad y el afecto.

cava avilamajo millesime

  • EN PAREJA
en pareja
Destapando los sentimientos, viviendo el presente y brindando por el futuro, el Cava A.Vilamajó Gran Reserva es el mejor cómplice en los momento más íntimos.
cava avilamajo reserva

 

UNA BREVE HISTORIA DEL CAVA

Podemos decir que el Cava es dos veces vino en el sentido de que una primera fermentación del mosto produce el vino, y una segunda fermentación de ese vino da origen a lo que conocemos como Cava.

La tradición atribuye la "invención" del vino espumoso al famoso fraile benedictino Pierre Perignon. En realidad, no podemos hablar de invención ya que siempre han existido vinos espumosos. Ya en el siglo XIV, Francesc Eiximenis, monje de Gerona, hablaba de los vinos "saltants i formigalejants" (saltantes y hormigueantes, una gráfica descripción de las burbujas). Muchos siglos antes, Virgilio en la Eneida cita los vinos "spumantem". Ambos autores describen así unos vinos que rebosaban de la botella, desbordaban las copas, producían un cosquilleo en el paladar y daban una agradable sensación de frescor en la boca, y por encima de todo, alegraban el corazón.

cava
 

No obstante, corresponde a Dom Perignon el mérito de haber estudiado el fenómeno atentamente y haber mejorado su técnica de preparación mediante el coupage o mezcla de vinos. A él también le corresponde el mérito de haber incorporado dos importantes novedades para la conservación de la espuma: el tapón de corcho y la botella de vidrio resistente.

Pero comencemos por el principio y veamos las leyendas que adornan los orígenes de esta fascinante bebida. Cuenta la leyenda que cierto día del año 1670, Dom Pierre Perignon, monje ecónomo de la Abadía Benedictina de Hautvillers próxima a Epernay en la zona de La Champagne, se vio sorprendido en su tarea diaria por el inesperado estallido de una de las botellas que reposaban en la quietud de la cava monacal. Impresionado por tan extraño suceso acudió prestamente y, de inmediato, probó el líquido vertido tal como le dictaba su instinto de experimentado catador. Su aturdimiento inicial se trocó en alborozado júbilo: había saboreado el "vino de estrellas", como él mismo comunicó, gozosamente, al resto de los hermanos de la comunidad benedictina.

Perignon
 
anfora

El azar había proporcionado al monje la oportunidad de acceder al conocimiento de un fenómeno natural cuyos efectos habían sido largamente buscados desde los tiempos en que ignorados taberneros griegos unían la miel al vino en pos de las evanescentes burbujas cuya aparición era ansiosamente esperada en los inicios de la primavera. El fenómeno no era otro que la fermentación espontánea del vino (debido al azúcar natural de la uva y las levaduras existentes en su piel) con la consiguiente producción de carbónico fruto de la fagocitación del azúcar por las levaduras.

Estudiando concienzudamente el acontecimiento, nuestro ecónomo benedictino (mitad monje, mitad alquimista), estableció que el vino envasado en la botella se había transmutado en otra suerte de vino. Un nuevo tipo de vino adornado con las míticas burbujas. En definitiva, estaba naciendo lo que más tarde se conocería como méthode champenoise para la elaboración de vinos espumosos naturales.

Dos son los elementos no ligados directamente con el vino cuya aportación resulta imprescindible para la feliz culminación del proceso antes citado: las botellas, cuya forma y calidad del vidrio han de ser las adecuadas, y los tapones de corcho que deben asegurar la total hermeticidad de las mismas. Y todos los esfuerzos de Dom Perignon hubieran sido vanos si el azar no mostrara de nuevo su complicidad, ya que, si bien llegó a perfeccionar suficientemente el procedimiento de obtención del vino "petillant", le resultaba imposible con los medios a su alcance retenerlo en su envase más allá de los instantes efímeros de su nacimiento. Ni las botellas (un vidrio demasiado fino) ni los tapones (madera envuelta en esparto impregnado de aceite), podían retener las 5 o 6 atmósferas de presión con que este vino de vinos se adorna.
tapon de corcho

Respecto a estos últimos, se dice que cierta noche en que se hospedaron en la Abadía de Hautvillers dos peregrinos de San Feliu de Guíxols de camino hacia Suecia, el monje Dom Perignon observó que en sus cantimploras utilizaban unos tapones que jamás había visto. Al preguntar a los viajeros sobre lo que él consideraba extraños tapones, aquellos le explicaron que se trataba de corteza de alcornoque. Materia que en su mente de alquimista se le reveló como la idónea para contener la presión del dorado líquido en la botella.

El otro elemento indispensable para que el descubrimiento de Dom Perignon llegara a feliz término, era el vidrio de las botellas.

Cuentan que ciertos mercaderes, en su ruta por el Mediterráneo, tuvieron la mala fortuna de naufragar frente a las costas de Siria. Tras grandes esfuerzos, cuando lograron alcanzar la orilla, lo primero que hicieron fue encender fuego para hacerse algo de comer. Pero no encontraron piedras apropiadas para instalar cómodamente la marmita sobre las llamas. El navío transportaba una carga de piedras de natrón (carbonato sódico natural), un tipo de sosa. Fueron unas cuantas de estas las que sirvieron a modo de soporte. Una vez saciados sus naufragados estómagos y apagado el fuego, comprobaron con sorpresa que en dicho lugar se había formado una pieza sólida y brillante. El calor de la hoguera había fundido la arena de la playa junto con la sosa de las piedras, formando una rudimentaria placa de vidrio.

Leyendas aparte (aunque ésta la transmitiera Plinio hace más de 2000 años) este proceso, que básicamente es el mismo que se emplea actualmente para la obtención del vidrio, no es otro que la fusión de la sílice en forma de arena con un álcali que puede ser la sosa o la potasa.

 

copa

Muchos siglos debieron ser necesarios para que poco a poco se descubriera la forma de purificar ese rudimentario vidrio y el sistema óptimo para su fabricación. Y para que del extremo oriental del Mediterráneo, este arte se instalara en la República de Venecia cuando ésta tenia el control del Mediterráneo y su prosperidad atrajo a ella a experimentados vidrieros sirios.

En Venecia quizás inicialmente por seguridad, (los hornos provocaron más de un catastrófico incendio), pero luego claramente para evitar que los secretos de fabricación fueran copiados, los talleres de vidrio fueron trasladados a la isla de Murano. Los artesanos vidrieros no podían salir de la isla bajo ningún pretexto, so pena de la confiscación de sus bienes y el encarcelamiento de sus familiares. Con este drástico sistema, Venecia mantuvo durante varios siglos una supremacía absoluta en este arte. No es difícil imaginar en tales condiciones, dramáticas huidas, espionaje industrial, secuestros, escaramuzas, sobornos y mil rocambolescas historias en torno a ese palacio-cárcel de cristal. Porque lo cierto es que, a pesar de las dificultades, muchos fueron los vidrieros venecianos que pasaron las fronteras de la república y se establecieron en otras tierras.

 

Los que consiguieron huir de la isla de Murano se establecieron en diversos lugares que con el tiempo han pasado a tener un cierto renombre: Bohemia, Silesia, Moravia, etc. Alguno de ellos seguro recaló por estos pagos (y curiosamente en otra isla). Ramón Llull, celebre mallorquín, deja constancia en alguno de sus escritos de que allá por el siglo XIII había ya una curiosa y floreciente industria del vidrio en Mallorca. Hasta nuestros días ha llegado la tradición.

Murano
 
Pero fueron los ingleses (seguramente enseñados por algún tránsfuga veneciano) los que hacia la mitad del siglo XVIII iniciaron la fabricación de las botellas tal y como hoy en día las conocemos. Anteriormente, la botella de vino tenia forma de manzana por abajo y el cuello muy largo. Las nuevas, cilíndricas y con cuello corto, además de facilitar su almacenamiento y transporte, posibilitaban la posición horizontal que provoca que el líquido estuviera en contacto con el corcho evitando su desecación y, con ello, la entrada de aire. Fue este tipo de botella, con un vidrio más grueso para soportar las 5 o 6 atmósferas de presión que alcanza el vino en su segunda fermentación, la que contribuyó al éxito del descubrimiento de Dom Perignon.
 
El largo camino que fue necesario para que estos conocimientos llegaran desde Hautvillers a Sant Sadurní d'Anoia, y se pudiera crear así la tradición de la elaboración del Cava en el Penedès, ya es otra historia para otro día...
Europa
Cataluña

 

CONSEJOS PARA TOMAR UN CAVA

  • El Cava se debe  servir frío, pero no helado: entre 5 y 7 ºC.
  • La mejor forma para enfriar la botella es ponerla unas cuatro horas antes en la nevera. Si esto no es posible, una forma rápida de enfriarlo es sumergirla en una champanera con agua y hielo. Se ha de mantener esta temperatura durante su consumo.

 

Champanera de cava
  • Se han de evitar los movimientos bruscos cuando retiremos el bozal. Destapar la botella con una inclinación de 45º, haciendo girar el tapón lentamente.

 
  • Se aconseja no sacar el bozal al destapar, solo aflojarlo y sujetarlo con una mano mientras abrimos la botella para evitar que el tapón salga disparado.
  • La copa ideal es del tipo tulipa o flauta, con el final ligeramente cerrado para permitir la concentración de aromas del Cava.
Servicio del cava
 
Copa de cava
  • El cristal de la copa ha de ser fino y transparente. La capacidad aconsejada de la copa es de 80 a 100 ml, para evitar la desgasificación y el aumento rápido de la temperatura.
  • Se ha de servir en dos tiempos, primero dejando que el Cava se regenere y la espuma repose.
  • Se ha de mantener la inclinación de la botella y de la copa.
  • Llenar la copa solo dos tercios de su capacidad, así el Cava puede respirar y podemos disfrutar de sus aromas y sabor.
  • La copa se debe coger por el tallo o caña, nunca por el cuerpo, para evitar que el Cava se caliente.
  • Limpiar la copa con agua  no alcalina, sin detergentes.

  • El Cava se debe conservar en un lugar seco y fresco, resguardado de fuentes de luz directa.
brindis de cava

 

BENEFICIOS DEL CONSUMO MODERADO DE VINO

  • Reduze el riesgo de cáncer, infarto de miocardio y accidentes vasculares cerebrales.

El Profesor Serge Renaud (el padre de la llamada “Paradoja Francesa”) llega a esta conclusión después de realizar el más amplio estudio acerca de la relación entre vino y salud. A lo largo de 20 años ha podido estudiar la evolución de la salud de un grupo de 34.000 hombres de edades com­prendidas entre los 40 y 60 años.

El resultado es que aquellas personas que consu­men regularmente entre dos y tres vasos de vino diarios están un 30 % más protegidos que los abstemios frente al riesgo de padecer alguna enfermedad como el cáncer, el infarto de miocardio o los accidentes vasculares cerebrales.

Esa dosis señalada de tres vasos diarios es adecuada para hombres adultos, pero en el caso de las mujeres o de los jóvenes, las dosis tienen que revisarse a la baja en función del peso corporal.

copa de vino

La bondad relativa del vino es más alta, un 30 % cuando se habla de crisis ligadas a problemas cardíacos que cuando se trata de eliminar el riesgo de tumores malignos, donde ya desciende a un 20%.

Una de las explicaciones manejadas en la explicación de este efecto benéfico, está en el hecho de que el vino contiene el polifenols llamado resveratrol, un producto natural que también se encuentra en plantas medicinales con las que la ciencia médica tradicional china siempre ha intentado tratar el cáncer.

 

reservatrol
  • ¿Que es el Reservatrol?

El Reservatrol se encuentra en una gran variedad de plantas comestibles especialmente en las uvas. Funciona como un moderado antioxidante, que ayuda a destruir los radicales libres relacionados con los daños de varios tipos de cáncer.

El Reservatrol también ayuda a disminuir la viscosidad de las plaquetas y ayuda a mantener los vasos sanguíneos abiertos. También contiene muchas propiedades antiinflamatorias.

  • ¿Que es la "Paradoja Francesa"?

Diferentes estudios científicos han demostrado que los habitantes de los países que siguen la dieta mediterránea y por tanto consumen vino en cantidades moderadas tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Esto llevó a la comunidad científica a estudiar este tema en profundidad, comparando los datos de diferentes países europeos con resultados en muchos casos sorprendentes y contradictorios.

Este fue el caso de Francia. Resultaba una paradoja que los franceses mostrasen altos niveles de colesterol, (debido al consumo de mantequillas, natas y quesos) y, en cambio, presentasen una mortalidad baja por problemas de corazón. A este hecho se le llamó "la paradoja francesa". Más tarde, se observó que los franceses a diferencia de los habitantes de los países nórdicos tomaban en las comidas una copa de vino tinto.
paradoja francesa
corazón
  • Mecanismos que explican el efecto cardioprotector del consumo moderado de vino

- Un aumento del Colesterol HDL (Colesterol bueno). Estas lipoproteínas de alta densidad participan activamente en la depuración del colesterol en exceso dentro del organismo.

- Una disminución del Colesterol LDL (Colesterol maloa). El riesgo de enfermedades coronarias aumenta con la concentración de LDL. El colesterol transportado de esta forma se fija fácilmente en las paredes de los vasos sanguíneos y favorece la aparición de lesiones aterosclerósicas.

- Una disminución de los mecanismos implicados en el fenómeno de coagulación y agregación plaquetaria.

 
  • Propiedades antioxidantes del vino

Hoy en día sabemos que el proceso de envejecimiento, así como la aparición de algunas enfermedades, se debe al efecto de los "radicales libres". Es decir, a ciertas partículas que oxidan nuestras células.

Tienen un cometido útil en el caso de que nuestro organismo tenga que luchar contra las bacterias, pero en contrapartida son responsables del endurecimiento de nuestras arterias (arteriosclerosis).

Podemos combatir los radicales libres consumiendo antioxidantes artificiales (vitamina C, vitamina E, betacarotenos) o recurriendo a una alimentación sana con altas dosis de verduras y frutas frescas, aceite de oliva y también con vino consumido con moderación.

La capacidad antioxidativa que tenemos en 1 copa de vino es equivalente a comerse 5 manzanas, beber 7 vasos de zumo de naranja o 20 vasos de zumo de manzana. Esta capacidad del vino para limitar la oxidación orgánica se encuentra en los polifenoles que hay en la piel de la uva.
cabernet
 
alzheimer
  • Ayuda a retrasar el envejecimiento y prevenir el Alzheimer

El reservatrol, que abunda en la piel de la uva, es capaz de estimular, las sirtuinas, unos enzimas celulares que regulan el envejecimiento de todos los organismos vivos. De todos los compuestos que se han probado el que más estimula el enzima es el reservatrol, por lo que el consumo moderado de vino puede ayudar a retrasar el envejecimiento y a prevenir enfermedades geriátricas como el Alzheimer.


 

EL CAVA TAMBIÉN ACTÚA DE FORMA BENEFICIOSA SOBRE LA SALUD

El Cava, consumido con moderación, también puede ejercer un efecto beneficioso sobre la salud. Mientras que hasta la fecha, los estudios sobre Vino y salud se habían centrado eminentemente en el vino tinto; un estudio publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, evidencia los efectos beneficiosos del Cava, por su contenido en compuestos fenólicos.

Este es el primer estudio en que se demuestran los efectos beneficiosos de los vinos espumosos elaborados de acuerdo con el método tradicional de envejecimiento en botella. Este trabajo es fruto de la colaboración establecida entre la Universidad de Barcelona y la Universidad de California de Davis.

En este estudio se demuestra el efecto beneficioso del Cava en la inhibición de la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDI) in vitro.

cava vilamajo
 
uva

El estudio se ha llevado a cabo en 47 muestras de este caldo, procedentes del Penedés. Curiosamente, los cavas elaborados con el coupage de las tres variedades tradicionales: Macabeo, Xarel.lo y Parellada presentan una mayor capacidad de inhibición de la oxidación de las LDL. En cambio, no se observan diferencias entre la capacidad de inhibición en Cavas procedentes de dife­rentes vendimias.

Los compuestos fenólicos mayoritarios en el Cava son los derivados de ácidos cinámicos, especialmente de ácido cafeico, el cual es uno de los principales respon­sables de este efecto beneficioso del Cava; sin olvidar, que en el Cava hay muchos otros compuestos fenólicos que también presentan actividad antioxidante y/o sinérgica, la cual potencia el efecto antioxidante.

Rosa M. Lamuela-Raventós, M. Teresa Satué-Gracia, Cristina Andrés Lacueva, del Departamento de Nutrición y Bromatología, Facultat de Farmacia, Universidad de Barcelona, y Edwin N. Frankel, Department of Food Science and Technology University of California, Davis, California. J. Agric. Food Chemistry 1999rn 47, 2198-2202. Spanish Sparkling Wines (Cavas) As Inhibitors of in Vitro Human Low-Density Lipoprotein Oxidation.

Presentación | Historia | Productos | Ecológico | Lotes | Contacto | Comprar | Galería | Recetas | Uvas | Links

Català | English | Mapa del web | E-mail

Si esta web no dispone de menú lateral o no se visualiza correctamente pulse aquí